Tres de cada diez egresados trabaja de lo que estudió

Tres de cada diez egresados trabaja de lo que estudió

[column width=”40%” padding=”1%”]

Luis Negretti

Carmen Stabile

[/column]

Según revelo una encuesta realizada a usuarios de Internet iberoamericanos por los sitios Trabajando.com y Universia, solo un un tercio de las personas trabaja en un área relacionada con su formación académica.

Solo el 29% de los consultados por los sitios especializados afirmó que trabaja de lo que se recibió, mientras que 36% aseguró que su trabajo no se corresponde con su formación.

A estas cifras se suma una porción 35% de los encuestados que respondió que no trabaja en su profesión pero porque se encuentran desempleado.

De los 2.150 usuarios que respondieron, 22% aseguró que la razón es el desencanto con su carrera, mientras que 14% argumentó una falta de “riesgo” en puestos relacionados con su formación.

1471357834

 

La segunda fase del relevamiento fue sobre el grado de satisfacción con la decisión tomada a la hora de elegir la carrera.

El 40 por ciento afirmó que se arrepiente, mientras que 60 por ciento restante se reparte entre aquellos que aseguran que no porque creen que podrán ejercer en un futuro, frente 20 por ciento que atiende a razones de aprendizaje.

Los encuestadores advierten de que “muchos de los profesionales activos, por diferentes cuestiones que atienden a razones de gustos, preferencias o incluso de situaciones vitales o familiares, trabajan en un área o sector que poco o nada tiene que ver con su formación”.

En este marco, habló para Radio Gen  Luis Negretti, rector de la Universidad de Villa María. Según el abogado, los números reflejados en las encuestas evidencian que las universidades no solo deben transmitir técnicas sino también capacidades para poder interpretar la realidad desde un punto de vista integral.

“El mundo ha cambiado y es natural que la gente no se dedique toda la vida a la misma actividad”

Además, planteó que es importante que las universidades trabajen para desarrollar propuestas académicas que se adecuen a las demandas de la sociedad. “Estamos trabajando en una investigación sobre saberes juveniles, cuales son las nuevas profesiones para desarrollar propuestas académicas y de formación que vayan en sintonía con lo que necesita la sociedad mas que con lo que demandan los estudiantes”

Según Negretti, el desencanto universitario se visibiliza al principio del cursado con la enorme deserción que sufren las universidades publicas. “La dificultad que excite en el transito de la escuela media a la universidad y la gratuidad te da margen de error y te permite elegir otra carrera, a los 18 años se debe elegir que estudiar durante seis años”.

Orientación Vocacional 

Según un informe publicado en La Voz del Interior, sólo en la Universidad Nacional de Córdoba (UNC) cada año reciben asistencia vocacional formal más de 2.200 chicos. La demanda es mayor, pero el cupo es limitado. Y en casi todas las casas de estudios públicas y privadas ya hay departamentos especializados.

Los técnicos coinciden en que la orientación vocacional puede ayudar a optar por una carrera, una profesión o una ocupación.

La alta demanda está relacionada, en muchos casos, con el temor de los jóvenes a equivocarse en la elección. Algo que, de acuerdo con las estadísticas universitarias, es cada vez más común: en la UNC sólo el 32 por ciento de los que se inscriben en una carrera la termina. La deserción es altísima.

De las 16.053 personas (casi todos jóvenes) que comenzaron a cursar alguna carrera de la UNC en 2004, sólo 5.136 la terminaron.

Los números de la demanda de orientación en la UNC corresponden a los talleres que se llevan a cabo en la Secretaría de Asuntos Estudiantiles (SAE) en marzo, agosto y septiembre de cada año.

Para profundizar en el tema, la orientadora vocacional Carmen Stabile, habló Un Día Más Con Vida programa emitido por Radio GEN.

“Nosotros trabajamos para que los estudiantes elijan proyectos. El proceso de orientación vocacional tiene diferentes instancias y puntualmente hay que trabajar en la información, porque la gran mayoría está desinformado. Hay poca información sobre las carreras y poca información en lo personal también”, sostuvo.

La profesional planteó que hablar de orientación es hablar de prevención, y explicó que la idea es trabajar el auto conocimiento con tiempo, que para que los jóvenes puedan reconocer sus habilidades, sus intereses y sus motivaciones.

Además, destacó: “Hay que desmitificar que la orientación es lo mismo que un test vocacional”, y explicó que el test es una herramienta que puede ser muy rica en la medida en la que esté dentro de un proceso orientación vocacional.

 

Top