El derecho a una atención en salud de calidad, integral y respetuosa

El derecho a una atención en salud de calidad, integral y respetuosa

Laura Zurbriggen – Derecho a la salud

Laura Zurbriggen – Violencia Obstétrica

Laura Zurbriggen – Datos útiles

Estar informados de las herramientas legales con las que contamos como ciudadanos nos abre a la posibilidad de elegir y de defendernos en casos de abuso. En la columna de Salud Integral de esta semana, Laura Zurbriggen hizo un repaso por los derechos que tenemos las personas en relación a nuestra salud. 

Es fundamental tener la seguridad de que todas las personas tenemos derecho a una atención en salud de calidad, integral y respetuosa de nuestras creencias emociones, trayectorias vitales, orientación sexual y situación socio económica.

Existen varias leyes en relación a este tema:

salu-integral

Además es importante saber que tenemos derecho a la intimidad y confidencialidad. Es decir, toda persona que participe en la elaboración o manipulación de la documentación clínica (o tenga acceso al contenido de la misma) debe guardar la debida reserva.

Tenemos también el derecho a la autonomía de la voluntad. Es decir, podemos aceptar o rechazar determinadas terapias o procedimientos médicos o biológicos, con o sin expresión de la causa, como así también a revocar posteriormente su manifestación de la voluntad.

Otro punto importante a saber es que la titularidad de la Historia Clínica (HC) es nuestra. En las mismas deben registrarse todos los actos médicos realizados o indicados por los profesionales. Tenemos derecho a solicitar una copia de la HC y la institución tiene hasta 48 horas para entregarnos la misma.

salu-integral2


La naturalización de la violencia obstétrica

Una modalidad de violencia bastante naturalizada que principalmente sufren las mujeres es la violencia obstétrica y está definida por la Ley 26.485 como:

“aquella [violencia] que ejerce el personal de salud sobre el cuerpo y los procesos reproductivos de las mujeres, expresada en un trato deshumanizado, un abuso de medicalización y patologización de los procesos naturales”

Los profesionales tienen la obligación de suministrar toda la información disponible de forma dinámica y a lo largo de todo el proceso de atención. La información debe ser actualizada, completa, comprensible y oportuna.

Por ejemplo, ante una consulta por embarazo (sea planificado o no) las mujeres tienen la opción de continuar con el embarazo, si así lo decide o de abortar en el caso de que esté en riesgo la salud de la mujer o sea producto de violencia sexual. Si se le niega esta información a la mujer embarazada, o se brinda de forma parcial o tergiversada, se están vulnerando los derechos de esa persona y esto puede ser denunciado.

Top