Cronología de una crisis anunciada

Cronología de una crisis anunciada

Desde hace tiempo que el inicio de clases es problemático en distintas provincias argentinas. Este año no podía ser la excepción y como se sabe, el comienzo del año lectivo tiende de una cuerda floja.

Incesantes medidas tomadas por los profesionales de la educación en una justa lucha por sus derechos. Medidas que fueron y son ignoradas por cualquier gobierno que se encuentre en el poder.

El actual mandatario, Mauricio Macri, en el discurso de Apertura al Congreso expresó:

“Los docentes tienen un papel clave, necesitamos docentes formados, motivados y reconocidos. Enseñen donde enseñen, tienen que poder realizarse en sus vocaciones y tener un salario digno…”

Tras estas palabras, nos cuestionamos: ¿Es verdaderamente reconocida la tarea docente? ¿En qué situación se encuentra la educación en Argentina?.

Cada tres años, se realiza en varios países del mundo el conocido Informe Pisa (Informe del Programa Internacional para la Evaluación de Estudiantes).  El mismo se fundamenta en el análisis del rendimiento de estudiantes a partir de evaluaciones de Lectura, Matemáticas y Ciencias Naturales, con el fin de determinar la valoración internacional de los alumnos.

El informe es llevado a cabo por la OCDE (Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económico), que es la encargada de realizar estas pruebas estandarizadas a estudiantes de 15 años.

Durante el segundo semestre del año 2015, con la participación de estudiantes de 73 países, se obtuvieron los últimos resultados. Sorpresivamente Argentina quedo fuera del ranking por una disminución significativa de la proporción de niños que fueron sometidos al examen y una reestructuración de las escuelas secundarias participantes, mientras que por su parte, la Ciudad Autónoma de Buenos Aires (CABA) participó por separado del resto del país y logró calificar en el puesto 38.

Esto nos somete a buscar los “culpables” que brinden respuestas del porque a la tal desastrosa formación actual. ¿Son los niños que no estudian por estar atrapados en un mundo de tecnologías, es error educativo de los docentes, serán las malas condiciones edilicias de las escuelas las que imposibilitan el aprendizaje o bien es la falta de compromiso del Estado para con la Educación?

Según personas idóneas en el tema, el problema recae en una serie de factores que persisten con el correr de los años. Se hace menester entender rápidamente como ha ido cambiando el Sistema Educativo a través del tiempo.

Recorrido cronológico por las leyes que regularon el Sistema Educativo

En 1853 se sanciona en Argentina la Constitución Nacional, desde ese momento cada movimiento político rigió con distintos soportes legales la educación argentina de acuerdo a sus horizontes ideológicos.

En el año 1868, con la presidencia de Domingo Faustino Sarmiento, se puso énfasis en el desarrollo educativo.

En 1871 se sanciona la Ley 463 de Subvenciones que promovía al Estado la posibilidad de girar fondos a las escuelas provinciales con urgencias económicas.

En 1884 se sanciona la Ley 1420 que llega para establecer las bases de la educación del siglo pasado. Dicha ley sólo tenía vigencia en los territorios dependientes del Estado Nacional (Capital Federal, Chaco y la Patagonia), y establecía la enseñanza primaria, obligatoria, gratuita y gradual para los habitantes de estos territorios.

En 1905 se promulga la Ley Láinez que impulsó al Estado Nacional a la creación de miles de escuelas en las provincias más necesitadas. Esto consolidó al Estado como el principal Agente Educador pero a su vez generó ciertos desequilibrios regionales dado a que las escuelas fueron fundadas donde ya existían Instituciones Provinciales, por tal motivo se forjó un “doble Sistema Escolar”.

Durante los años de la Dictadura Militar (1976-1983), con un gobierno más represivo, se imponen contenidos más conservadores en las escuelas.

Durante el comienzo de la década de los ´90 y con la presidencia de Carlos Menem, comienza a regir el EGB (Educación General Básica) que llega para reemplazar al antiguo sistema primario de 7 años.

Se consolida el Modelo Educativo Neoliberal que promulgaba un sistema de normas que continúan las reformas impulsadas por la dictadura de 1976 y dio paso a un régimen de 24 administraciones sin criterio común, lo que significó un aumento de la desigualdad educativa.

En 1993 se sanciona la Ley 24195 Federal de Educación que organizó al Sistema Educativo de la siguiente manera:

  • Amplió la obligatoriedad a 10 años.
  • Dividió al sistema en 5 niveles: Inicial (de los 3 a 5 años), EGB (ciclo de 9 años), Polimodal (duración de 3 años como minino), Educación Superior (formación académica de grado), Educación Cuaternaria (capacitación especializada a profesionales).

En 1995 se sanciona la Ley 24521 de Educación Superior.

En ese entonces, la educación comenzó a verse como un servicio de consumo más que como un derecho. Además, las falencias educativas no pesaban en el Estado Nacional sino que se creía que era responsabilidad de las propias escuelas y docentes.

En 2003 el gobierno de Néstor Kirchner comienza a aplicar políticas con el fin de que el Estado vuelva a ocupar si lugar de generador en el Sistema Educativo.

En 2006, el 14 de diciembre, se sanciona la Ley 26.206. Dicha ley plantea a la educación como un bien público y una política de Estado.

En Primera Persona

Esta línea histórica nos sirvió para comprender un poco más como todo ha ido cambiando pero por otra parte, las voces de los principales actores en escena: los docentes, se hacen aun más relevantes para entender el conflicto.

Para Radio Gen habló Gustavo Rolando Coppola, docente de la Ipef (Instituto fundante de la Universidad Provincial); Diego Naselli, docente de nivel medio en una Institución Privada y Cintia Frencia, docente de nivel medio, militante del partido obrero, dirigente del Plenario de Trabajadoras e integrante de la Lista Fucsia de UEPC y Tribuna Docente.

Cada uno de estos docentes de diferentes instituciones y niveles educativos, nos brindó su mirada ante esta preocupante situación.

Para el profesor Naselli, “la situación actual de la educación se debe a que el mismo sistema está obsoleto y aunque se hagan modificaciones sólo son parches que no cambian la situación”.

Además, consideró que si bien los docentes son profesionales con títulos no se los reconoce como tales ya que reciben “sueldos míseros”. Esto a su vez influye en la perdida de interés de estos por perfeccionar sus estudios.

Por otra parte, mencionó el notable desinterés de los alumnos por el estudio y la educación que se ve luego reflejada en la baja matrícula de los profesorados. A esta situación se suma la exigencia de los padres para que sus hijos pasen de año sin importar si estudian o no.

“La escuela perdió el rol de educador para convertirse en una asistente social”

Desde la mirada del profesor Coppola, el problema de la educación argentina es de carácter estructural.

“El menemismo termino de pegarle un golpe final al Estado de Bienestar que había comenzado en la dictadura, asentando un neoliberalismo destructor de valores pedagógicos en la Educación”

Haciendo mención a la ley de Educación Nacional, expresó que si bien intenta promulgar cambios, en la actualidad es retórica y favorece al Gobierno Nacional que no piensa en una Educación Pública seria.

Señaló también que antes existía la Educación Pública y la Educación Privada, pero desde la presidencia de Carlos Menem y por la ley Federal de Educación se instituye la Educación Pública de gestión estatal y la Educación Pública de gestión privada. Esta situación, que continúa hoy en día, significa un golpe a la Educación Pública porque garantiza a los privados el sostenimiento estatal, y los presupuestos dedicados a estos son de un alto porcentaje, mencionó Coppola.

“La ley de Educación Superior menemista-neoliberal no se cambió, habiendo proyectos en las cámaras frenados por los legisladores K”

Cintia Frencia refirió al problema educativo como un conflicto que data de años anteriores, no meramente del gobierno actual de Macri. Señaló que si hay que enumerar a los culpables, debería empezarse por las malas condiciones edilicias que presentan algunas escuelas: “Tenemos escuelas que todavía presentan serias dificultades edilicias, escuelas que por el verano los chicos y los docentes mueren hacinados de calor en las aulas, escuelas que por el invierno padecen frío porque directamente no hay aberturas, escuelas que tienen orientaciones en relación a la multimedia y no tienen conexión a Internet…”.

Además, hizo alusión a la precarización salarial de los docentes y los ofrecimientos irrisorios de aumentos que ponen  al sistema educativo en una situación de crisis y desmantelamiento.  

No obstante, en relación a los niños y jóvenes, dilucidó que el desempeño y la formación de contenidos específicos por parte de la escuela se ve empañada por una situación social. Al decir esto explicó que las instituciones, en la actualidad, cumplen una función contenedora, donde los estudiantes acuden para resolver todo tipo de problemas que influye claramente en la baja calidad educativa.

“El gobierno de Mauricio Macri se esta preparando para una serie de reformas educativas que tienden a que la educación media no solamente sea un espacio de contención del adolescente sino que aparte sea un espacio de mano de obra barata para las empresas”

En síntesis, si bien algunas respuestas son inciertas o quizás no del todo claras, debemos estar convencidos de que la educación es el pilar principal para la construcción de una sociedad más justa y con igualdad de oportunidades de progreso. Como expresó el Partido GEN de la provincia de Buenos Aires en un comunicado a los docentes, el conflicto no se debe simplificar y orientar en buscar culpables sino en abordar los problemas estructurales del sistema educativo, buscando soluciones eficaces en un marco de amplio consenso.

Top