Desde el 1A al 6A

Desde el 1A al 6A

Por Soher El Sukaria – Legisladora provincial del PRO

La verdad que la vitalización de la convocatoria a participar del 1A fue sorprendente; y debo confesar que no creo que el camino sea el de marchas y concentraciones para llegar a expresar algún sentimiento, pero también que en determinadas situaciones las mismas son un mensaje firme, frente al constante avasallamiento del que somos objeto los ciudadanos argentinos.

Ciudadanos que queremos convivir con todas las miradas, formas de pensar y hacer, que queremos progresar, que sentimos merecer una chance de darnos la oportunidad de una Argentina pujante y en crecimiento real, que brille por sus capacidades, que se consolide la democracia que tanta sangre y tantos sueños nos costó construir. Estamos en etapa de consensos, de mirada a futuro, de consolidación y de aportes para una construcción conjunta…si nos miramos y no somos capaces de mirarnos como un todo es difícil que podamos sentirnos parte. El día que dejamos de sentirnos parte, es el día que comenzó la grieta que nos duele y que tenemos que ser capaces de poder superar, porque este país es más que la suma de las individualidades, este país es su gente, su campo, sus universidades, su historia y su futuro.

No se trata de apoyar al Gobierno, sino a la gobernabilidad, a darle a un Gobierno constitucional el apoyo para que pueda aplicar sus políticas y sumarnos a participar desde donde podamos aportar lo mejor de nosotros que es un verdadero aporte al país.

Vamos a crecer como Nación cuando las políticas públicas diseñadas a largo plazo y mas allá de los colores del Gobierno que las implementen sean más importantes que los personalismos que impiden esta sólida patria.

El paro, de escaso acatamiento, da una mirada esperanzadora porque comienza a sentirse que no somos presos de las corporaciones que quieren determinarnos y hablar por los ciudadanos, asociados y participantes como si fuéramos un paquete de mercancía con el que nos negocian para beneficiarse y acordar en nombre de pocos y aduciendo la participación y acuerdo de muchos.

Cosas tan sensibles para nuestra sociedad no pueden avasallarse, no podemos alejar nuestra mirada, no podemos permitirnos ser mercancía barata de discursos vacíos y desestabilizados.

Apostemos por la esperanza, apostemos por trabajar, apostemos por el equipo que es todo un país que sueña.

 

 

Etiquetas:

Top