Emanuel Balbo, un diagnóstico de una sociedad corrompida desde las instituciones.

Emanuel Balbo, un diagnóstico de una sociedad corrompida desde las instituciones.

El caso del joven brutalmente agredido el pasado día sábado en el clásico Belgrano-Talleres, en el cual fue linchado, deja en evidencia la violencia mecánica que está cada vez más arraigada.

Tras 15 años sin verse las caras en Primera División, se volvían a cruzar los dos equipos más convocantes de Córdoba. En la semana previa, no se hablaba de nada más en la Docta. Poco tiempo finalizado el partido que contó con 57 mil almas celestes (sólo se permitía presencia de hinchas locales) la noticia jamás rondo en el resultado deportivo ¿La razón? Emanuel Balbo de tan sólo 22 años, asistió a su sentencia de muerte, a manos de quienes, en teoría, compartían su pasión pirata.

Un hecho que data de hace años.

Emanuel, un pibe de barrio Ampliación Ferreyra, llegó al estadio Kempes junto con un amigo. Momentos después, su mirada se cruza con la de un tal Oscar Gomez. El “sapito” Gomez, como es apodado, marcó a fuego el dolor de la familia Balbo, dado a que en el año 2012, al correr una picada, se llevó la vida de Agustín Balbo, hermano de Emanuel y que en consecuencia se encuentra imputado bajo la carátula de “homicidio culposo”. Este año, la Justicia deberá emitir una sentencia.

En declaraciones al diario Día a Día, el acompañante de Emanuel, aseguró: “Nos lo cruzamos antes de empezar el partido y Gómez lo insultó a Emanuel. Nosotros no le dimos bola, nos fuimos más arriba en la popular. Pero cuando terminó el primer tiempo, la gente se sentó y yo vi que el ‘Sapito’ se puso de pie y empezó a mirar hacia arriba, como buscando a Emanuel. Para mí que el ataque fue premeditado”.

Segundos después, empezaría el infierno para Balbo, como si ver al asesino de su hermano fuese poco. Gómez habría comenzado una pelea contra Emanuel, inmediatamente, este acusó que le estaba pegando porque era hincha de Talleres. Sin piedad alguna, y como por una burla del destino, Balbo empezó a ser linchado por quienes comparten su mismo sentimiento. De manera desesperada, el joven empezó a buscar una salida ante las piñas y patadas que provenían de cada lado. La última imagen del hincha pirata con vida, sería la que se lo muestra siendo arrojado al vacío. Pero no se fue solo, fue con lo que quedaba de cordura en nuestra sociedad.

La indiferencia, un acto tan doloroso como las agresiones

Otra de las duras postales que quedaron del fin de semana, también fue la imagen de la indiferencia de los mismos hinchas que contemplaban la brutal paliza sin emitir objeción. Sin embargo, al pasar las horas, nuevos elementos empezaron a salir a la luz, como es el caso de los videos que muestran a un ya moribundo Balbo, en el cual se lo ve sin zapatillas. Las primeras versiones dan cuenta que mientras estaba tirado en el cemento, apenas respirando, le robaron el calzado. La acciòn se vuelve mucho más repudiable cuando un cordón policial lo rodeaba mientras los simpatizantes celeste cantaban: “El que no salta es de la T”.

Lo cierto es que Emanuel Balbo, fue rápidamente trasladado al Hospital de Urgencias, y de entrada pudo anticiparse el resultado final, “está en coma farmacológico”, fueron las primeras declaraciones de Maximiliano Tittarelli, sub director de la institución. A primeras horas del día de hoy, se confirmaba “muerte cerebral”. Emanuel, una víctima de una sociedad marcada por la violencia generalizada.

La investigaciòn judicial

La causa quedó en manos de la fiscal penal, Liliana Sánchez, quien apenas se enteró de la muerte del hincha pirata, caratuló el hecho como “homicidio agravado por la Ley de Espectacúlos Deportivos”, de esta manera, los presuntos culpables del crimen, podrían enfrentar una pena de 10 a 35 años de prisión.

Hasta el momento hay 4 detenidos:  quienes fueron identificados por las diversas imágenes que llegaron a la fiscalía. Ellos son Matìas y Cristian Oliva (padre e hijo), Raùl Vergara y Pablo Robledo. También estaría acordada la detención del presunto instigador, “el sapito” Gómez, quien estaba prófugo desde el sábado y se estaría entregando en las próximas horas.

Las repercusiones de un hecho que no debe volver a suceder

La Asociación del Fútbol Argentino, emitió un comunicado en el que brindó todo su apoyo a la familia Balbo y aseguró que tomará las medidas necesarias para que esto no vuelva a suceder en ningún estadio del país:

“Brindaremos toda la colaboración posible con los Organismos de Seguridad a fin de determinar a los responsables de esta inconcebible agresión, articulando las medidas necesarias para que sucesos como este no vuelvan a repetirse en ningún estadio del fútbol argentino”

Por su parte, el Club Atlético Belgrano, a la espera de una posible sanción que podría ser ejemplificadora, hoy se expresò a través de su Vicepresidente, Jorge Franceschini: “Estas lacras no volverán a entrar al club…vamos a ir a fondo para dar con los asesinos”, enfatizó el dirigente.

Quienes también se refirieron al caso, fueron Paulo Dybala, el cholo Simeone y el histórico ex arquero pirata, Juan Carlos Olave.

“Hoy vino un compañero y me preguntó si era cierto. Y yo le tuve que decir que sí”, expresó el delantero de Juventus.

“Lo que ocurrió es una desgracia y ya una situación inmanejable. Creo que es un tema social más que de hinchas”, emitió Simeone.

Escucha la palabra de Juan Carlos Olave en el programa “La inmensa minoría”, el cual se emite en Córdoba por radio Gen 107.5


Etiquetas: ,

Top