Las adicciones de las que nadie habla

Las adicciones de las que nadie habla

Mientras los medios de comunicación tradicionales ocupan sus redacciones en las redes de narcotráfico, los laboratorios farmacológicos mueven miles de millones de dólares al año en producción de las llamadas “drogas legales”, que suelen ser tan nocivas y peligrosas como la cocaína, la heroína y sus derivados.

Estas drogas legales, son también conocidas por contener sustancias psicoactivas, es decir, aquellas que modifican la percepción, las emociones, los estados de ánimo y cumplen con el objetivo de tratar la depresión, la ansiedad y los trastornos obsesivos compulsivos, entre otras patologías.

En una sociedad cada vez más caracterizada por los picos de estrés y los ataques de ansiedad, el número de personas que consumen este tipo de narcóticos ha aumentado significativamente. Así lo dejó en claro Jaime Moguilevsky, decano de posgrado de la Universidad Favaloro e investigador del Consejo Nacional de Investigaciones Científicas y Técnicas (CONICET), quien aseguró que alrededor del 50% de la población Argentina toma algún tipo de psicofármaco.

En este marco, Leticia Ceriani, miembro de la Fundación Soberanía Sanitaria, habló para Radio Gen y explicó “Hay un fuerte cuestionamiento, persecución y represión del consumo de sustancias ilegales y una tremenda invisibilización del consumo de sustancias legales”

En este sentido, un informe realizado por Silvia L. Cruz y Carolina López, investigadoras del Departamento de Farmacobiología del Centro de Investigación y de Estudios Avanzados del Instituto Politécnico Nacional (CINVESTAV), explican “El consumo crónico de algunas sustancias psicoactivas de prescripción médica puede producir dependencia física. El médico que las prescribe sabe que estas medicinas deben tomarse con precaución y no pueden suspenderse abruptamente a riesgo de presentar un síndrome de abstinencia. Por ello, recomienda una supervisión estrecha y, llegado el momento, una suspensión gradual de la dosis hasta lograr su retiro”.

Según datos del último informe de la Secretaría de Programación para la Prevención de la Drogadicción y la Lucha contra el Narcotráfico (SEDRONAR), el alcohol es la sustancia psi-coactiva más consumida cuando se consideran los datos nacionales de prevalencias de consumo tanto en población general como en poblaciones específicas.

Las tres drogas legales más consumidas

Además, el consumo de alcohol y de tabaco son los que presentan mayor asociación con daños en la salud y muertes. Por otro lado, el consumo de psicofármacos en nuestro país también es muy alto y está vinculado, entre otras cosas, con el proceso de medicalización de la vida cotidiana.
Según datos extraídos de “Un libro sobre drogas” publicado por la editorial el Gato y la Caja,  si se compara el impacto de la marihuana con el de sustancias también problemáticas pero legales −como el alcohol o el tabaco−,  los expertos consideran que el alcohol es dos veces más dañino para los usuarios y unas cinco veces más para la sociedad.
Sin embargo, la realidad supera la ficción. Los pacientes se automedican y creen saber manejar la situación cuando, en verdad, aumentan la dosis requerida generando un irreversible proceso de dependencia. Asimismo, habría que cuestionarse si todos los casos en los que se prescriben medicamentos de esta naturaleza son justificados o simplemente establecen un “pastilla para todos”.

Top