En Córdoba todos los caminos conducen a #Odebrecht

En Córdoba todos los caminos conducen a #Odebrecht

“Nadie quiso hablar de ese tema” Una contundente frase que se repite por lo bajo en los pactos de los negocios de la obra pública. El silencio y los códigos atraviesan el andamiaje donde empresarios y políticos planifican su futuro y esos acuerdos tiene sus costos. Los tendrán para los políticos en épocas electorales y también en los bolsillos de los megaconstructores de rápida ascendencia social.

“Las grandes obras de infraestructuras, las más costosa, son las que no se ven” Dirán algunos políticos que dudan en enfrentar semejantes negocios porque tienen una baja “rentabilidad” electoral e implica concesiones de favores en el desarrollo operacional de magnitudes siderales.

Todos los caminos conducen a Odebrecht

El documento original del Caso Odebrecht en Nueva York, se desprende que la constructora brasileña pagó 439 millones de dólares a partidos políticos extranjeros. La empresa brasileña no sólo habría pagado coimas en la Argentina, si no que también aportó dinero en el 2015 a la campaña presidencial de Mauricio Macri. Se realizó a través de una de sus firmas satélites: Braskem Argentina S.A con un monto cercano a los 500 mil pesos. Al mismo tiempo altos directivos de la firma y de manera extraoficial manifestaron que aportaron a las campaña de varios candidatos en Argentina.

Existían numerosos antecedentes cuando ex ejecutivos de Odebrecht colocaron al publicista y consultor Joao Santana y a su esposa Mónica Mouras, como un confiable intermediador de la empresa. Con cuentas en el Banco Heritage de Suiza los publicistas reconocieron que el ex gobernador cordobés, José Manuel De Sota, habría aportado varios pagos en conceptos de honorarios y asesoramiento electoral en el año 1998 cuando obtiene la gobernación después de 16 años de gobiernos radicales.

Los aceitados vínculos entre el mandamás cordobés y los empresarios brasileños comenzaron cuando el tradicional dirigente peronista fue primer embajador argentino en Brasil bajo la presidencia del ex presidente Carlos Menem en la década del ’90 y año más tarde asesor de importantes empresarios en San Pablo.

Ponele Gas

La historia de los anuncios de los gasoductos en la provincia mediterránea, se remontan a varias décadas. Las obras fueron anunciadas en reiteradas campañas electorales e incorporadas una y otra vez en las plataformas de campaña de casi todo el arco político. Uno de los últimos programas de gasificación fue en el 2009 por licitación pública N°06/08 y se presentaron las empresas Andrade Gutiérrez, Brito S.A (UTE-Unidad Transitoria de Empresas) cuyo directivo es el emblemático empresario de bajo perfil Horacio Miró y que fuentes periodísticas asocian al ex gobernador De La Sota. En aquella inicial licitación se presentó también la UTE OAS vinculada a la empresa cordobesa Electroingeniería. Por aquel entonces la legislatura provincial autorizó por Ley Provincial 9652 al Ejecutivo a realizar operaciones crediticias por 1.730 millones de pesos, mientras los avales frente a tales obligaciones estaría atados a la cooparticipacion federal.

Caída la primera licitación, a fines del 2015, se llama a una segunda licitación (N° 80/2016) en el marco del Programa Integral de Gasoductos troncales de la provincia; ahora bajo la gobernación del sucesor peronista Juan Schiaretti. Las licitaciones fueron los sistemas Norte, Sur, Este y Centro II de los gasoductos troncales en el interior. Estas obras habían sido adjudicadas a UTE conformado por las empresas Electroingeniería junto a China Petroleum Pipeline Boreau (CPP); Iecsa y China Communications Construction Company Ltd. (CCC) y la brasileña Odebrecht. Ésta última ganó seis de los 10 obras por su facilidad de autofinancimiento y el acceso a los certificados de la provincia de Córdoba.

Nuevamente se cayó el financiamiento chino para la obra más grande de la provincia Córdoba que emitirá más deuda para hacer su red de gasoductos e incluido el 85% de la Obra que ejecuta la empresa carioca.

Ésta licitación y las que sucedieron no serían cuestionadas si no fuese porque en el 2014 la Policía Federal brasilera realizó un operativo llamado “Lava Jato” o Lavadero de autos. Allí detienen a 17 personas, entre ellas a Alberto Youssef y Leonardo Mierelles dos arrepentidos que arreglan con el juez de Curitiba, Sergio Moro, y bajo la ley del arrepentido intercambiar información a cambio de disminuir las penas. Fue un goteo de nombres vinculados a hechos de corrupción.

El cambista Youssef nombró a 750 contratos de empresa, el pago de sobornos de intermediadores y el monto de las coimas ofrecidas. En las páginas 33 y 34 se nombra en tres ocasiones a la provincia de Córdoba y los gasoductos eternamente anunciados. Se sospecha de importantes funcionarios vinculados al ex Ministro de Planificación Julio De Vido.

Por su parte el cambista Leonardo Meirelles, condenado por la justicia brasileña en el Lava Jato, hizo en 2013 cinco transferencias a Gustavo Arribas desde una cuenta controlada por una “empresa de fachada”. Los intermediarios declararán el 11 de mayo ante la Justicia argentina los resultados serán cruciales para que la justicia brasileña pudiera esclarecer el Lava Jato en su capítulo Argento.

¿Se atreverán a hablar del tema?, Se preguntan algunos mientras rezan que no se rompan los códigos.

Top