La calle es nuestra, genocidas a la cárcel

La calle es nuestra, genocidas a la cárcel

Por H.I.J.O.S. Córdoba – Hijos e Hijas por la Identidad y la Justicia contra el Olvido y el Silencio.

Toda pregunta es un acertijo, es una construcción, es un ejercicio. Pensar una respuesta siempre lleva a la reflexión, reflexión que significa mirar hacia afuera y también hacia adentro.

En este momento dar respuesta a las preguntas que alientan esta columna nos lleva obligatoriamente a mirar para todos lados, al pasado oscuro no tan lejano, al pasado cercano en donde se ven luces de justicia, y al presente en donde esas luces aún iluminan aunque hay algunos pocos que quieran apagarlas.

La marcha del miércoles surge desde la indignación, desde las tripas de una sociedad que no soporta la impunidad. De una sociedad que ve la injusticia. Que ve incongruencias en el discurso de los que son garantistas solo con los genocidas. Esos mismos garantistas que piensan en una cárcel para extranjeros, que quieren meter a pibes de 14 años presos, que piensan en un Estado penal antes que social.

Y mucho más concreto también, más cotidiano, más visible, más repugnante: Una sociedad que no quiere caminar al lado de violadores, que no quiere llevar de la mano a sus hijitos e hijitas teniendo que caminar codo a codo con un ladrón de bebés, con un apropiador, que no quiere que en la butaca de al lado, mientras ve una película, se siente un torturador, un genocida.

El miércoles marchamos en contra del fallo de una Corte que le cumple el sueño de la impunidad al poder económico, que siempre sometió desde las sombras a las clases populares de nuestro país, a la cúpula eclesiástica y al poder político actual. Usted dirá que los civiles que fueron parte de la dictadura diseñando y aplicando el plan económico que hambreó al pueblo, hoy son el poder político. Y que la cúpula eclesiástica que pide reconciliación es la misma que fue parte del Terrorismo de Estado. Y es así. Ahí está la respuesta a porqué piden impunidad. Piden impunidad y olvido porque la impunidad es para ellos, y porque contra la Memoria, la Verdad y la Justicia no pueden.

Por eso marchamos, para seguir construyendo Memoria.

Lo dijimos siempre, la memoria se construye día a día. Y se construye en la calle.

Ellos pueden agruparse alrededor de un conglomerado mediático mafioso, alrededor de empresarios con poder político, alrededor de grandes empresas, alrededor del capital. Pueden aglutinarse alrededor de un fallo de la Corte que les es funcional, aunque jueguen a despegarse.

Nosotros nos agrupamos en la calle, nos abrazamos en la calle, nos unimos en la lucha.

Porque las calles siempre van a ser nuestras. Porque no les vamos a permitir que liberen a un solo genocida. Porque nuestro país no soporta más impunidad, más miedo, más silencio.

Porque la Memoria, la Verdad y la Justicia son patrimonio de la sociedad.

Porque por cada vez que pidan silencio, vamos a contarles que nos faltan más de 300 hermanos. Y que los 30.000 desaparecidos están mas presentes que nunca.

Porque cada vez que digan reconciliación les vamos a gritar que nosotros no perdonamos, no olvidamos, no nos reconciliamos.

Porque cada vez que busquen impunidad les vamos a explicar que el único lugar para un genocida es la cárcel.

Porque por cada vez que ellos piensen en hacernos retroceder, vamos a avanzar un paso.

Y que nieguen, que mientan, que busquen impunidad 15 mil veces:

30.000 veces vamos a gritar presentes en la calle.

No olvidamos, no perdonamos, no nos reconciliamos.

 

 

 

Top