El pueblo los condenó, el Congreso los dejó adentro

El pueblo los condenó, el Congreso los dejó adentro

Una multitudinaria marcha se produjo en la ciudad de Córdoba, en contra del fallo de la Corte Suprema de Justicia de la Nación que le aplicaba el beneficio del 2×1. Esta tarde el Senado de la Nación terminó aprobando el proyecto que prohíbe este recurso para delitos de lesa humanidad.

Desde la ex Plaza Vélez Sarsfield, 120 mil cordobeses marcharon primero hacia el Obispado, donde repudiaron las declaraciones de las autoridades eclesiásticas de hace unas semanas atrás, en el cual abogaban por la reconciliación.

Desde allí se dirigieron a Tribunales Federales. En la marcha se pudo ver la presencia de dirigentes de todas las banderas políticas, como por ejemplo el Intendente de Córdoba, Ramón Mestre. También parte del Gobierno provincial, como Martín Llaryora y Alejandra Vigo.

Por otro lado, se conoció esta tarde, una resolución aclaratoria de la Corte donde plantean que la última palabra en este caso la tiene el Congreso. Claramente en un acto de resguardo, la Corte buscaba cubrir sus espaldas ante el rechazo masivo de la sociedad.

En el Congreso, la jornada fue larga, sorprendió el discurso particularmente duro y crítico de Ricardo Alfonsín, donde planteó que: “Tenemos una mirada distinta en Cambiemos, y más sobre este tema.” Aclaró que obviamente iba a hablar sobre este tema, aunque “… hay veces donde uno por el cargo que ocupa debe callarse.”

 

La diputada Gabriela Estévez, dijo al respecto: “Ayer los representantes del pueblo pusimos un freno a este avance que por parte de la Justicia, y no podemos ser ingenuos, por parte también del Gobierno Nacional, están queriendo hacer sobre las políticas de Derechos Humanos y también sobre la condena a los genocidas.  Pudimos avanzar sobre un proyecto de ley que claramente esgrime que el 2×1 no es aplicable a casos de lesa humanidad.”

Agregó: “Esto responde a un repudio generalizado por parte de la sociedad argentina que exigió al Gobierno Nacional, a sus funcionarios diputados y senadores, que se hicieran eco del reclamo, ya que en un primer momento estos no habían salido a repudiarlo, cambiando de posición.”

Lo que quedó claro es que el pueblo argentino salió a “… decirle a los jueces que no van a poder avanzar sobre las políticas de Derechos Humanos. Que no va a haber ni un genocida suelto nunca más, que el pueblo tiene memoria, y que no olvida ni perdona. Esto es fundamental, que la clase política que está conduciendo lo entienda, lo escuche, y que los jueces sepan que hay un pueblo concientizado y que no quiere dar un paso atrás.

En Diputados el resultado de la votación fue de 211 a 1. El único que votó en contra fue el diputado salteño Olmedo, quién justificó su voto diciendo que no era cuestión del Poder Legislativo meterse en las resoluciones del Poder Judicial. Mientras que Carrió se ausentó en medio de la sesión, pero en su discurso apuntó a que se reconozcan los planteos de los familiares de “los soldaditos de Formosa”, en referencia a los conscriptos asesinados en un cuartel de esa ciudad en el año 1975, durante un ataque de la organización Montoneros.

En el Senado la votación fue unánime, los 56 senadores aprobaron el proyecto.

El presidente Macri habló en la tarde sobre lo que sucedió en el Congreso una semana después del fallo y dijo:

“Siempre estuve en contra del 2×1, más aún por crímenes de lesa humanidad”

Una jornada de marchas a nivel país, pero con un reclamo común: nunca más. Y principalmente a los intentos desarticulados de los que están hoy en el poder para instalar, no solo discursos, sino también inacciones que dan vía libre a fallos, declaraciones y expresiones que no solo van en contra de los 30.000 detenidos desaparecidos, sino también contra millones de argentinos que salieron hoy a las calles para gritar que “Fueron 30.000 y fue un genocidio”.

Top