ERSA y Mestre, una relación de familia y negocios

ERSA y Mestre, una relación de familia y negocios

Con un conflicto de choferes, que no se sienten representados por la cúpula gremial, que se extendió por más de cinco días, el foco de la información pasó por el acampe de los mismos en las puertas de UTA. Otros hablaron con funcionarios municipales, provinciales y hasta nacionales que estaban en Ginebra, desde donde daban mensajes como que todo estaba a punto de solucionarse. Pero los que quedaron afuera de la discusión mediática fueron las empresas.

Una de ellas es ERSA. La misma ocupó gran relevancia con la idea privatizadora de Ramón Mestre. Según varios concejales opositores, entre ellos Esteban Dómina, y los mismos choferes, ERSA obtuvo una posición dominante en el transporte público de pasajeros. La empresa perteneciente a la familia Romero llegó a Córdoba para ocupar el 25% del sistema de transporte. En la licitación se quedó con corredores, los principales en el corte de boleto. Ocupando así el lugar de TAMSE, la empresa municipal de transporte.

De las cuatro empresas licitatarias, quedaron tres. La primera en caer fue Ciudad de Córdoba, que venía con problemas económicos. ERSA avanzó sobre esa posición y se hizo cargo de los corredores, sin licitación mediante.

Pero el transporte público no fue el primer negocio del grupo en la provincia. La que llegó a hacer cabecera de playa fue LUSA. “El caso de LUSA es más flagrante, ya que no tenía ninguna experiencia, ni trayectoria en el tema higiene urbana”, señaló el concejal Esteban Dómina.

Con ERSA ya instalada, en poco tiempo se queda con el 50% de los corredores cordobeses, de manera oficial, pero por lo bajo tanto choferes como concejales opositores, dicen que maneja a otra empresa de transporte caída en desgracia, Autobuses Santa Fe, ahora AUCOR.

Esta entrega discrecional de corredores “… no se compadece con el requisito de los pliegos y el marco regulatorio (…) he presentado muchos planteos sobre todo por la cuestión jurídica de AUCOR, y su vínculo con el municipio. Cuando quedó fuera de carrera Ciudad de Córdoba, también planteamos que se deberían haber licitado esos corredores, no adjudicados de modo discrecional a otra empresa, porque alteró las reglas de juego de la licitación”, aseguró Domina.

Pero ERSA no solo tiene irregularidades en Córdoba. El grupo Romero, pertenece a la familia y de la cual es parte el ex gobernador de Corrientes, “Tato” Romero Feris, quien en el 2016 cayó detenido en los primeros días de mayo. La Justicia correntina a través del Tribunal Oral Penal número 2 que unificó la sentencia de tres causas en su contra y le dictó doce años de prisión, de los cuales ahora deberá cumplir siete años y siete meses.

Raúl Rolando “Tato” Romero Feris, fue presidente de Confederaciones Rurales Argentina, CRA, ministro de hacienda de la provincia, dos veces intendente de la Capital y gobernador de la provincia entre 1993 y 1997.

Recibió varias condenas por delitos de corrupción durante su gestión como intendente de la capital correntina, cargo que ocupó entre 1997 y 1999 luego de abandonar la gobernación de la provincia y de donde fue desplazado por una intervención. En ese contexto, Romero Feris conoció al interventor mandado por el Gobierno de Fernando De la Rúa, Ramón Bautista Mestre, padre del actual intendente de Córdoba.

Desde 1999, Romero Feris cumplió tres años y medio de prisión mientras era juzgado por causas en la que se investigaba la rendición de fondos municipales con facturas de empresas inexistentes y el desvió de fondos de obras que ni siquiera se llegaron a concretar.

Romero Feris quedó por lo menos manchado en el caso de narcotráfico más importante de la provincia, que saltó en los últimos meses, a partir del “Operativo Itatí” que investigó el contrabando y narcotráfico entre Paraguay y Argentina. Uno de los principales acusados es la mano derecha de Romero Feris, Oscar “El Chino” García.

No solo está este familiar de los Romero, que es el primer eslabón entre los Mestre y los Romero, sino que la relación siguió y se afianzó con el tiempo. En abril de 2014, en ese momento viceintendente de Córdoba, Marcelo Cossar, admitió haber viajado en un avión de ERSA a la fiesta por los 50 años de la empresa. En el viaje fueron el intendente Mestre, su vice y su secretario privado Juan Pablo Ostanelli con sus respectivas esposas.

Los vínculos vienen de años atrás. ERSA viene posicionándose en las principales provincias del país y ganó espacios de manera legítima y, por lo menos, discutidas. Lo cierto es que la empresa fue investigada por el fiscal Vidal Lascano por supuesto desvíos de subsidios provenientes de Nación. ¿Los investigados? Fueron ERSA y el intendente de Córdoba Ramón Mestre.

Top