Las narrativas electorales

Las narrativas electorales

Estas elecciones serán una guerra narrativa cuerpo a cuerpo. La polarización de los últimos meses borrará de a poco lo que muchos políticos y analistas marcaron como la “amplia avenida del medio”. Algunos centrarán su campaña en ponerle el rostro a los problemas cotidianos de los ciudadanos y otros en sostener la esperanza del famoso semestre deseado.

 

A diferencia de otras campañas electorales. parece que ya se han delimitado los espacio de disputas. Las redes serán la continuación de la política por otros medios. Allí los usuarios, activistas, troll y bots (programas informáticos) colaborarán en sostener, reafirmar y potenciar los discursos narrativos. El no tiempo y espacio de las redes sociales, ordenados por algoritmos, harán que el intenso intercambio electoral sean en todo momento y lugar.

 

 

Desmitificar discursos y construir nuevos sentidos será el desafío para los candidatos y militantes. De alguna manera llegar a ese 25% de la población que aún no tiene definida una preferencia. Romper las burbujas de los propios públicos tratando de entender sentimentalmente lo que ocurre con esa representación.

 

Córdoba no será la excepción. Tendrá componentes diferentes en dos candidatos de bajo perfil que disputarán el centro del ring: Héctor Baldassi, un famoso árbitro de fútbol que ingresó hace unos años a la cancha de la política y la incipiente jóven promesa de renovación peronista y actual vice gobernador Martín Llaryllora. Dos referentes sin pasado en las tradicionales estructuras partidarias; lo que en la jerga política llaman los “limpios”, con proyección y a veces descafeinados.

Dos formas diferentes de entender y comunicar la militancia; uno desde el llano y familiar y otro desde lo protocolar. Sin las principales figuras tradicionales se espera que algunos candidatos como la incansable y reiterada Liliana Olivero, por la Izquierda Socialista llegue a la tan negada novena banca.

 

Falta mucho todos piden pista y prueban motores, no todos los carros llegaran.

Top