Un gobierno que responde con represión

Un gobierno que responde con represión

La protesta de los trabajadores de PepsiCo comenzó el 21 de junio cuando al llegar a la planta, situada en la localidad bonaerense de Florida, en Vicente López, se encontraron con la fábrica cerrada y un cartel en la puerta donde eran notificados que se quedaban sin trabajo.

Desde hace semanas vienen reclamando que el Estado intervenga en este conflicto, en un contexto en el que cientos de pequeñas y medianas empresas cierran por la crisis económica generada por la apertura de las importaciones y los tarifazos. La única respuesta que obtuvieron fue represión, gas pimienta y golpes a quienes buscan mantener su fuente de trabajo dentro de esta ola de despidos que están sucediendo desde que Cambiemos está en el poder.

Esta madrugada se inició un operativo violento de desalojo, se calcula alrededor de 200 uniformados entre gendarmes y policías bonaerenses que se hicieron presente en las instalaciones de la planta donde comenzaron reprimir a los manifestantes. Palos, gases y balas de goma en un clima tenso y agresivo: “Vamos a resistir acá en el techo, y si algo nos pasa, hacemos responsable a Macri, a Vidal y a la jueza” (haciendo referencia a Andrea Rodríguez Mentaste) advirtió Camilo Mones, uno de los referentes de los trabajadores de PepsiCo.

Por otro lado, La ministra de Desarrollo Social, Carolina Stanley , afirmó hoy: “El ministro de Trabajo se está ocupando hace tiempo, está trabajando como en todos los casos cuando sucede esto, está trabajando el Estado para que esto salga de la mejor manera”.

Los trabajadores intentan resistir para mantener su fuente de trabajo. La terrible consecuencia de esta represión es un saldo de heridos y detenidos, 600 familias que quedaron en la calle, un modelo económico que sigue decayendo y un gobierno que no da respuestas.

Top