Ley de Salud Mental: “Se vuelve a hablar de trastorno. Retrocedemos 10 años”

Ley de Salud Mental: “Se vuelve a hablar de trastorno. Retrocedemos 10 años”

En #TardeParaChequear dialogamos con Gabriela Treber, presidenta del Colegio de psicólogos de Córdoba sobre la modificación en la Ley de Salud Mental. En exclusivo por Radio Gen 107.5.

El viernes pasado se conoció un proyecto de reforma por decreto reglamentario de la Ley Nacional de Salud Mental impulsado por la Dirección Nacional de Salud Mental, que se encuentra en este momento esperando la firma del Presidente de la Nación, Mauricio Macri. Desde las organizaciones profesionales y usuarios, el cambio por decreto fue propuesto sin previa consulta, es decir, a espaldas de la opinión de los equipos de salud, las organizaciones y todas las personas afectadas.

En respuesta al proyecto de decreto reglamentario, el Centro de Estudios Legales y Sociales (CELS) publicó un comunicado en que el se alerta sobre los retrocesos que éste significa. Una de la principales críticas es que el proyecto modifica “la concepción de la salud mental” que la ley sancionada en 2010 considera como un “proceso multideterminado por componentes históricos, socio económicos, culturales, biológicos y psicológicos”, y en su lugar “reinstala el modelo médico hegemónico de perspectiva biologicista que resultó insuficiente para un tratamiento integral de los padecimientos mentales”.

 

“El contenido del decreto va en contra de todo el espíritu de la ley”, afirma Treber.

 

Desde el Colegio, alertan que el proyecto de Decreto Reglamentario establece un camino inverso a la sustitución definitiva de los manicomios habilitando la continuidad de los hospitales monovalentes. De esta manera quedaríamos muy lejos de lograr una Argentina sin manicomios en el 2020: “Se vuelve a hablar de trastorno en vez de sufrimiento psíquico. Retrocedemos mas de 10 años”, explica la presidenta del Colegio de psicólogos.

Tanto el CELS como el Colegio de Psicólogos de GCABA (del Gobierno de la Ciudad de Buenos Aires) señalan que con esta tentativa de reforma se apunta a recuperar el paradigma tutelar sobre las personas con discapacidad y padecimiento mental, al reconocer que una persona puede ser declarada completamente incapaz en franca contradicción con las disposiciones del reciente Código Civil y Comercial de la Nación y normas de superior jerarquía.

 

“Córdoba no adhirió originariamente a la ley de salud mental ya que tiene su propia ley. En principio no era tan buena como la nacional por lo que tendremos que ver que sucede con esa ley que aún permanece vigente”.

Muchos estudiantes de psicología de la UNC opinan al respecto de la reforma, obtuvimos el testimonio de uno de ellos: “Hay otras maneras de tratar a las personas pero claramente esto no le conviene al modelo médico hegemónico que responde a las normativas del poder y al diciplinamiento de los cuerpos”.

Claramente, lo que se plantea como eje principal es que si esta reforma va a estar del lado del paciente que padece miles de problemáticas o del lado de las empresas que claramente se ven beneficiadas ya que es rentable tener a varios pacientes en hospitales medicándose.

Hay un proceso que va haciendo y va desarrollando al sujeto. Este punto es un avance en materia de salud mental. Como el sujeto esta en construcción, no alcanza solamente con un psiquiatra que lo trate, sino que se necesita un equipo multidiciplinario que trabaje desde la horizontalidad.

“Ya no es el psiquiatra que tiene voz y voto sobre el sujeto, ahora el sujeto mismo, la familia, etcétera. También se aborda desde un punto de vista, el sujeto no es sólo neuronas que hacen sinapsis. Y es muy importante creer que es más que eso, porque sino estamos haciendo una medicina de derecha que tiende a individualizarnos. Es necesario que progresivamente se vayan vaciando los manicomios” resalta el estudiante.

La Ley Nacional de Salud Mental fue producto de amplios consensos y cambió el paradigma manicomial por un abordaje desde los derechos humanos que restituyó derechos. Por el retroceso gravísimo que implica, desde las organizaciones solicitan que el presidente de la Nación Mauricio Macri no firme el decreto que será tachado de inconstitucional, y al Ministro de Salud de la Nación, Adolfo Rubinstein, se le pide que cumpla con la Convención sobre Derechos de las Personas con Discapacidad y asegure la participación de las organizaciones de usuarios/as de servicios de salud mental y de personas con discapacidad en forma previa a la aprobación de los actos administrativos que las afecten.

 

Top