Entrevista a “Pepo” San Martín de Científicos del Palo

Entrevista a “Pepo” San Martín de Científicos del Palo

Previo a la presentación del sexto disco de la banda “Justicialista, volumen I” en Refugio Guernica, “Pepo” accedió a brindarle unas palabras a Radio Gen 107.5. Un repaso por su música, su visión política, el papel de los artistas e inclusive la situación laboral de los músicos que “se hacen de abajo”, en las palabras del líder del trío. Un Pepo auténtico como siempre que no esquiva ninguna bala.

Son las 10.15 de la mañana del jueves 23 de noviembre. El calor en la docta se asemeja a dormir la siesta en una sartén a fuego lento. Sin embargo, eso solo se traslada a un poco de sudor en la frente para el equipo de Radio Gen que se encamina al alojamiento donde se hospeda la banda.

En recepción el equipo de la radio se registra ante el personal y mientras apuesta si su entrevistado ya había salido de su pieza o todavía despabilaba el sueño entre almohadas. Ya con el equipo registrado, a la distancia estaba Pepo, desayunando con una sonrisa cómplice que siempre lo acompaña.

A los pocos minutos y con su primer alimento del día ya consumido, recibe al equipo en lo que será un día intenso tanto para él como para sus productores Félix Contartese y Javier Pozo, quienes estarán visitando distintos medios colegas a lo largo de la jornada para promocionar el show.

Antes de comenzar la entrevista, Pepo muestra una humildad y sencillez que evidencia que ese tipo que está arriba de los escenarios, es de la misma manera en cada ámbito de su vida.

Previo a la primer pregunta, charlando un poco con él, San Martín asegura que nunca milito en su vida, sino que esa forma de aportar lo encuentra en el arte: “No somos una banda de música peronista, sino peronistas que hacen música”. Simplemente, una definición brillante a lo Leonardo Favio.

Vienen a presentar la primera parte de Justicialista, con un arte en su tapa irónico, ¿por qué esta decisión y que va a esperar la gente del disco mañana?

– Nos parecía que estaba bueno generar algún tipo de confusión. Siempre nos gustó usar ese espacio donde se teje alguna duda. La palabra (justicialista) es grande, tiene un tamaño histórico poderoso y nos parecía que en este contexto de entrega del país y cuestiones como regalar derechos del trabajador, entre otras cosas, estaba bueno hacer algo con un tinte imperialista. A su vez, es un disco con una iconografía yanqui donde metemos información peronista. Es como una especie de caballo de Troya ideológico.

Por otro lado, las canciones del disco son bastante diferentes a las del anterior (EMMA) que era un disco bastante depresivo y este es todo lo contrario. En el show esta buenísima la reacción en el público porque los temas son muchos más saltables y cantables. Está muy bueno ver lo que pasa en vivo.

Esta primera parte del trabajo va muy al palo, ¿cómo se hace para equilibrar un trabajo de tres discos y que ninguno pase desapercibido?

-Va a haber que trabajar (admite Pepo entre risas). Lo que queremos hacer en “Justicialista II” es recuperar un montón de temas de los primeros tres discos que son los que por ahí suenan peor y en los que menos experiencia y presupuesto teníamos. La idea puntual es hacer una especie de disco en vivo con la gente cantando y todo, pero después intervenir en el estudio y grabar por ejemplo un piano, que en el en vivo no está, como también incorporar coros o invitados. Creemos que va a estar bueno porque será un compilado de temas que tengamos ganas de recuperar de nuestra primera etapa.

En el caso del tercer volumen ya hay algunas canciones pensadas. Tengo mucha fe. Va a ser diferente y creo que va a ser muy distinto de sus antecesores.

La banda desde sus comienzos ha tenido una posición política tomada y vinculada al peronismo, ¿qué sensaciones te genera presentar Justicilista en una ciudad que es un bastión de Cambiemos en la actualidad?

Y mira, nosotros venimos ya de una ciudad terrible (Mar del Plata). Hace poco estuvimos en Mendoza que es otro bastión amarillo. Creo que está bueno ir ahí o tocar acá y dar notas para decir lo que pensamos. Al fin y al cabo somos una banda, un proyecto artístico, imagínate que si nos medimos por las encuestas, nos quedamos sin tocar jaja.

Lo que sí queremos dejar en claro es que estamos en contra de este gobierno nefasto y es nuestra forma de colaborar a este espanto de decir “loco, estamos en la vereda del frente”. Eso es todo lo que queremos dejar en claro y mejor si es en ciudades donde mayor porcentaje sacó el oficialismo en las últimas elecciones.

Sos un tipo que ha pateado siempre barrios populares, ¿qué sentís cuando en las zonas más postergadas o en barrios netamente obreros, votan la propuesta de Cambiemos?

– Creo que es producto de una campaña inteligente, estos muchachos (del gobierno) no son amateurs. Es inteligente el manejo de la información y en un contexto donde las voces son casi las mismas de un solo lado. Es lógico que se manipule el consenso también. Te convencen de que estabas mal y te hacen creer algo irreal. Incluso la gente cede cosas en el post de “vamos a estar mejor”. Me parece que todo es producto de una zaraza que está bien estudiada y es eficaz. El pobre de derecha es un producto inmejorable para ellos.

No veo irracional que la clase trabajadora vote de esa manera si durante las 24 hs en la tele se está transmitiendo ideas y conceptos que los convencen. Si en la tele ya no hay manera de pensar otras cosas, siempre es más fácil tomar eso y repetirlo que ponerse a generar un concepto propio. Si todo el día te están diciendo que se robaron todo y que la solución es esto, es muy probable que si no tienes ganas de tener un pensamiento propio, imites uno ajeno.

-Recién hablabas del silenciamiento de la voces disidentes en la tele, ¿te preocupa que en la música pase lo mismo a través de la censura como paso en los ’90?

Simbólicamente hay sensaciones que no está todo bien. Yo estoy viendo cosas que no las había vivido hasta ahora, como escuchar que un pibe twittea cosas en contra del presidente y hay versiones de que queda preso. Hechos que antes podían ser tranquilos e inofensivos, ahora hay una duda de decir “ojo, están también atrás de eso” y desde ese lado veo como una tensión en el aire que te indica “no está todo bien”.

Ya sabemos cómo es la derecha, el problema es que ahora ganan en las urnas, eso es lo nuevo, ese es el Cambio. Antes la derecha asumía mediante golpes de estado y ahora asumen mediante voto popular. Eso es lo más simbólico. Muchas veces el rock es un espectáculo de entretenimiento como puede ser “Disney on ice” pero tiene el trabajo de decir algo, al menos de plantarse de la vereda del frente de la derecha.

¿Pensas que los nuevos actores del rock se la juegan en ese sentido?

Me parece que no hay mucho. Me gustaría que haya más pero no puedo decirle a nadie que haga cosas que no le salen naturalmente. Ojalá que con el correr de los años empiecen a haber otras expresiones. Sí noto que hay cosas sueltas como algún comentario pero aislado, no dentro de la obra artística.

En ese sentido un rockstar de la vida es el Diego. Escribiste la canción “Alá” en este disco, ¿qué representa Maradona en tu vida?

Es inevitable que lo vea y no me emocione. Lo puede ver haciendo una publicidad de alguna bebida energizante y me emociona.

Alá no es el clásico tema pro Maradona, sino que es un tema más contra con antimaradona. Me molesta mucho la verdad los antimaradonianos, o mínimamente me genera intriga de preguntarme, ¿por qué tanto odio con un tipo que jugó a la pelota?. Es evidente que la historia de la humanidad lo tomó como alguien significativo: el chabón va a Marruecos y se descontrola todo por un tipo que dejó de jugar hace 20 años. Criticarlo es como ir en contra de esa fuerza de la naturaleza que hace al Diego un ser sagrado.

Él es pueblo, él te habla de “caretas”, de posturas o de cosas que le nacen de pura espontaneidad. Para el tipo seria más fácil ponerse un traje, incorporarse a la FIFA y llenarse una valija de guita y sin embargo él elige bardearlos y siempre está a favor de los derechos  de los futbolistas. Me parece que el tilingo de clase media que lo odia está pensando alguna otra cosa mezquina que le están cobrando justo contra alguien que hizo maravilloso su trabajo (jugar al fútbol) y con todo lo que ha hecho por Latinoamérica también, metiéndose en política cuando podría estar fumando habanos en unas de sus diez mansiones y sin embargo él loco se embarra los pies.

¿Qué otros “Alá” encontras en tu vida?

-Lennon me parece otro personaje gigante. Me gustan esos personajes que intentan generar cosas. Ni hablar de luchadores gloriosos como San Martin. Los Alá son esa gente que no son egoístas, los cuales no se fijan en su beneficio personal sino que ceden su bienestar en post de los demás.

-¿La Histeria Argentina es el Plan Quinquenal de la banda?

(Pepo toma con gracia la pregunta, cuenta un chiste y luego contesta) -Lo hice porque es horrible estudiar historia con esa versión que nos daban en el colegio, siempre me molestó que te dieran un libro y no poder preguntar quién lo había escrito. Cuando hicimos la Histeria fue decir “esta es nuestra versión” y aclaramos siempre que era una mirada subjetiva y la verdad que lo que pasó con ese disco nos hizo muy felices porque primero pasó lo que yo pensaba que podía pasar: de repente pienso en “La Batalla de Caseros” y voy y busco parte de la letra y lo ubico temporalmente. Me parece que estaba bueno que sirviera como una guía para un tipo cualquiera.

Por suerte tanto Hernán Brienza como Felipe Pigna avalaron el laburo que hicimos. Fue un laburo bien recibido y cumple su objetivo. Son increíbles las imágenes que nos mandaba la gente haciendo trabajos prácticos, estudiando para rendir desde esas canciones o los docentes enseñado el material en los colegios. Fue todo muy loco.

-Bajo tu perspectiva, ¿crees que es posible la mirada de la historia que tienen las instituciones?

-Me gustaría creer que sí. Había como una visión de ir hacía allí. Quiero creer que estamos más cerca de ello pero es cierto que reivindicar actitudes como pedirle perdón al rey de España que es algo espantoso, es un punto de inflexión que a nadie le puede servir. Ojalá que con el correr del tiempo se empiece a abordar la historia desde otro lado.

-La Histeria finaliza con el tema “El retorno del Estado” que dice: “Un flaco juega con el bastón, hay vida…” ¿Cuándo escribías eso pensabas que podría retornar un gobierno de derecha al poder a los pocos años?

-Si porque es normal. Es lógico que después de gobiernos populares que asisten los problemas de la clase media, lo sucedan este tipo de gobiernos que yo no quisiera que jamás estén. En algún momento los ciudadanos se iban a cansar. Ya se lo hicieron a Perón y ahora te repito, lo hacen bajo esta nueva versión: ganando en las urnas. De todas maneras habría que agradecer que vivimos los 12 años anteriores.

Ahora es muy difícil que el pueblo le critique cosas al gobierno quizás porque ha pasado poco tiempo de este modelo gestión. Quizás más adelante se puede empezar a señalar al poder económico ya con el solo hecho que el discurso sea en contra de políticas neoliberales.

-Estuvimos hablando antes de la simbología, ¿difícil debe ser promover un tema como “El Restaurador” si desde el gobierno quieren quitar la cara de Rosas o cualquier otro prócer de los billetes…  

-Es todo parte de lo mismo, es esa impronta de querer aplicar la apolítica actualmente. La violación de los símbolos enmarca también un “van por todo”. Es tirarle lavandina a todo y ante una pared de buena onda y felicidad, por parte de unos tipos que fueron los mismo que hundieron el país hace veinte años atrás y lo vienen haciendo hace 200.

-En este contexto actual, ¿se puede vivir de la música?

-Sí. Hay por un lado una realidad que está atada a la coyuntura y otra que es él esfuerzo y las ganas que le pone uno. Nosotros venimos remando hace diez años y eso en algún momento empieza a hacer que la cantidad de esfuerzo y reiteración del proceso logren germinar cosas. Actualmente el circuito donde estamos ahora se ve muy resentido por esta nueva coyuntura porque hay gastos que antes no había: gastos de luz que hacen temblar a todos los productores, bares que empiezan a encarecerse por la suba de los alquileres y justo en este momento estamos en una transición a no se sabe bien qué. En algún momento va a haber que encontrar otra forma de producir shows porque la que había hace dos años está en jaque. Nosotros somos un trío pero ponele que vamos con un iluminador, un sonidista, etc; ya son como 7 personas y se te fueron 10 lucas en pasajes no más de base. Hay que pensar en otras formas de negociar. Además de ese contexto espantoso, también está el esfuerzo que hace uno en el día a día. Hay que ser lucido y saber que esto es un espanto pero también si te quedas en tu casa quejándote y no laburas es muy jodido. Se puede vivir de la música pero hay que romperse el orto sol a sol.

-¿Falta una representación gremial?

Hay algún que otro sindicato de músicos pero no una unión. La vida del músico es como muy ermitaña. Sería genial que haya una unión más declarada. Hay algunas pero no sé si representan al conjunto de artistas.

Este viernes, Científicos del Palo, un power trío que le escupe a la cara al neoliberalismo y  que se animó a contar la historia de otra manera marcando a tantos pibes y pibas a lo ancho de este extenso país, prometen que la noche en Refugio Guernica será como cada noche que hacen sonar sus acordes: inolvidable para un público fiel en incremento.

Como bien dijo Pepo al comienzo de la nota, estos “peronistas que hacen música” vuelven a marcar su impronta en un pueblo donde últimamente “nunca gana perón” ( haciendo alusión a su canción Mar del Platano).

Top