Reforma Previsional: Entre gases lacrimógenos y cacerolazos

Reforma Previsional: Entre gases lacrimógenos y cacerolazos

Entre cuestiones de privilegio y chicanas, a la madrugada se aprobó la Reforma Previsional. Desde las 14:20 el partido de gobierno Cambiemos logró el quórum, pero no fue hasta las 6:30 de la mañana cuando finalmente fue sancionada la Reforma Previsional.

Luego de una extensa jornada adentro y afuera del Congreso, el oficialismo con 127 votos a favor, 116 en contra y 2 abstenciones, y 22 ausentes, logró la aprobación con la ayuda de diputados peronistas, que respondieron a los gobernadores.

¿Qué se aprobó?

Nueva fórmula de movilidad

Cambia la fórmula de movilidad que alcanza a más de 17 millones de personas, entre jubilados, pensionados, pensiones no contributivas, beneficiarios de asignaciones familiares y AUH.

En lugar del ajuste semestral, sobre la base del 50% a la evolución de los salarios y 50% de la recaudación, que se utiliza actualmente; se tomará el 70% por la variación del Índice de Precios al Consumidor (IPC) del INDEC y 30% restante por la variación del RIPTE, un indicador del Ministerio de Trabajo que mide la evolución del salario estatales.

Además, en lugar del aumento semestral, se aplicará una actualización por trimestre. En lo inmediato, esto significa que en marzo de 2018 en lugar de otorgarse el aumento semestral que ronda un 12% (Julio – Diciembre), se otorgará el aumento de la nueva fórmula de julio a septiembre de 2016, que arroja un 5,7%.

Esto lleva a que en el inicio del cambio de fórmula, hay una merma en los haberes y un retraso de hasta 6 meses en el ajuste de los beneficios. Para 2018 se calcula un “ahorro” para el Estado de casi $ 100.000 millones.

Con la fórmula actual, por ejemplo, a un salario de $ 10.000 le correspondería un aumento aproximadamente de $ 1.200 en marzo de 2018. En cambio, con el proyecto oficial, el aumento sería de sólo 570 pesos.

La quita de $ 630 sobre $ 1.200 (52,5%) es la clave para lo que los abogados constitucionalistas califican como “aplicación retroactiva que, en su opinión, daría lugar a muchos juicios por “inconstitucionalidad”.

El 82% móvil

La garantía del 82% móvil, pero sobre el salario mínimo, se aplicará a quienes al momento de la jubilación hayan reunido 30 años de aportes efectivos. Actualmente esa relación es del 81,8%, por cuanto el haber jubilatorio mínimo es de $ 7.246 tomando como referencia el salario mínimo vital y móvil de un trabajador activo de $ 8.860. Así, cada vez que aumente el salario mínimo, si la jubilación mínima es inferior al 82%, la Anses ajustará los haberes de los alcanzados por esta garantía.

Quedan excluidos los que se jubilaron por moratoria y a quienes no les correspondió el beneficio de la PBU ( Prestación Básica Universal). De aquí se infiere que quedan afuera: las jubilaciones por invalidez de trabajadores que estaban activos y las pensiones por fallecimiento del trabajadores que estaban en actividad que no se calculan en base a la PBU. También los que se jubilaron con más de 65 años, compensando años de aportes.

Jubilación voluntaria

Los trabajadores en relación de dependencia del sector privado podrán optar por jubilarse a los 70 años, y recién entonces los empleadores podrán intimarlos a que inicien el trámite del retiro jubilatorio. Los estatales quedan excluidos.

Las mujeres hoy tienen la opción de jubilarse a partir de los 60, con 30 años de aportes, y pasa a ser obligatorio a los 65. Si se aprueba el proyecto, podrán jubilarse entre los 60 y 70. Y los varones la opción rige entre los 65 y los 70 años.

Discurso presidencial

Al mediodía salió a hablar el Presidente Mauricio Macri y se refirió a varios puntos. Acerca del bono compensatorio del marzo de 2018 dijo: “El decreto saldrá por la tarde, el que establece el bono compensatorio”.

Y aclaró: “Esto le garantiza a los jubilados que nunca mas a van perder con los golpes de inflación. Va a dar previsibilidad” refiriéndose a lo aprobado en la madrugada en el Congreso.

Además, habló sobre el arreglo con los gobernadores que le posibilitó esta serie de reformas. “Me siento conforme con la actitud de los gobernadores” y marcó lo que viene para más adelante: “Ahora seguimos con la Reforma fiscal e impositiva y el pacto fiscal”

En cuanto a lo sucedido ayer y el jueves pasado en la Plaza Congreso apuntó directamente a los diputados de la oposición: “Ha habido diputados de la Nación que han incitado a la violencia”. Y sobre los manifestantes que se movilizaron en estos días les dejó un mensaje:

“Les pido a los manifestantes que se den una oportunidad de que esto va a funcionar” y agregó: “No se cierren ni siquiera a creer a darle la oportunidad, estoy convencido que estas reformas nos van a dar crecimiento por 20 años”

 

 

En el programa de Ernesto Tenembaum, “Y Ahora Quién Podrá Ayudarnos?”, se comunicaron con distintos diputados que dejaron su visión sobre lo que sucedió ayer afuera y adentro del Congreso.

La primera en dar su opinión fue María Emilia Soria, Diputada por Río Negro, quién tuvo uno de los discursos más encendidos y polémicos apuntando a los gobernadores. Y se refirió acerca de la violencia que se vivió en los alrededores.

 

 

Luego fue el turno del diputado del PRO Daniel Lipovetzky, quién obviamente defendió la Reforma, e hizo referencia a las falencias de la ley anterior.

 

 

A continuación, habló Martín Lousteau, diputado que dio el quorum, pero votó en contra de la Reforma Previsional. Apuntó a la falta de información y a la manera deficiente el Gobierno Nacional en comunicar el proyecto.

 

 

Una de las apuntadas fue la izquierda por los incidentes y la represión sufrida tanto el jueves como el martes. En este sentido Myriam Bregman, diputada del Frente de Izquierda, se refirió a los heridos durante la represión.

 

 

Por último, fue el turno de Felipe Solá del Frente Renovador, quién fue muy crítico con el accionar de las fuerzas de seguridad y con la actitud de los diputados oficialistas ante esta situación.

 

 

Lo que quedó claro, por lo menos después de estas jornadas, es el rol represivo del Gobierno de Cambiemos, y la militarización de los espacios públicos. Por otro lado, la manera de gobernar y legislar mediante “consensos económicos” con las provincias.

Y algo importante también, y es algo que genera incertidumbre, el rol de la CGT. Dubitativa durante los días más complicados de represión y movilización.

Top