Combustibles: “Pensar que puede llegar a bajar, es una ilusión”

Combustibles: “Pensar que puede llegar a bajar, es una ilusión”

Lo dijo la economista Gisela Veritier, al ser consultada sobre los precios de las naftas. El aumento sería de entre el 2% y el 5%. El primer paso lo daría la petrolera YPF y luego se sumaría el resto de las compañías.

Los combustibles registrarán el primer aumento del año, el mismo será durante la primera quincena de enero como consecuencia del salto del dólar que cerró en 2017 a un precio de $18,90.

Este incremento probablemente sea el primero de una ola de ajustes que continuará, seguramente, con las tarifas de servicios públicos (gas y luz), trenes, colectivos y prepagas. Estos incrementos tendrán un alto impacto en el bolsillo de la población.

Tras la liberación que dispuso el Gobierno para que las compañías sean las que definan los precios al público, que deberán estar en función del valor del dólar frente al peso y de la cotización internacional del crudo de referencia para el mercado argentino (Brent), se aguarda por una nueva remarcación.

“En Argentina la estructura de precios es muy oligopolizada,es decir, son pocas las empresas que proveen el servicio del combustible. Pensar que el precio del combustible puede llegar a bajar, es una ilusión”,nos explica la economista Gisela Veritier 

Las petroleras aguardan a que se estabilice el tipo de cambio para aplicar un nuevo ajuste. El último incremento fue el 2 de diciembre. Desde entonces el barril de petróleo subió 4,8%, mientras que el dólar avanzó 7,8% contra el peso. En 2017 el litro de nafta súper aumentó 32,6% en el año; el de la premium, 35,5%. Si se aplica un aumento del 5%, la nafta súper de YPF treparía de $22,66 a $23,79.

“En noviembre bajaron los precios pero fue mas que nada una señal política. Luego volvieron a subir unos escalones bastante interesantes y hoy tenemos un acumulado mucho mayor de aumento que si el precio hubiera quedado fijado y pactado como lo propusieron De Vido y Aranguren”, aseguró Veritier. 

La Organización de Países Exportadores de Petróleo (Opep) logró alinear a algunos aliados, como México y Rusia, para que redujeran la producción. Con esto, logró que el valor del petróleo Brent terminara el año pasado en 66,87 dólares el barril, con lo que acumuló un incremento durante diciembre de 5,7%.

La suba de precios en el sector petrolero, claramente, va a impactar en el bolsillo de los consumidores. Desde los comestibles hasta los hoteles, incluyendo a las familias que desean salir de vacaciones, se van a ver afectadas. El aumento de combustible impacta en la estructura de costos, por lo tanto también lo hace en los precios, provocando una mayor inflación con consumidores que aún no han arreglado paritarias con lo cual termina generando la pérdida del poder adquisitivo a la gente.

Por otro lado, Córdoba figura entre las provincias con los valores promedio más caros del país en cuanto al Gas Natural Comprimido (GNC), según el Ente Regulador del Gas (Enargas). De acuerdo con los datos oficiales, el precio del metro cúbico en diciembre en promedio en la provincia llegó a $12,683.

 

 

 

 

Top