Connect with us

Pastillas: Una adicción que aumenta

#Adicciones

Pastillas: Una adicción que aumenta

Pastillas: Una adicción que aumenta

Sabemos que el consumo de alcohol y de tabaco son las adicciones mas comunes en nuestra sociedad y están relacionados directamente con daños en la salud y muertes. Pero el consumo de psicofármacos en nuestro país también es muy alto y se ha convertido en algo muy frecuente en los argentinos. 

Generalmente los psicofármacos consiguen controlar los grandes síntomas o síndromes de los trastornos mentales, como la agitación, la ansiedad o la depresión. Suelen clasificarse en cuatro grandes grupos:

1. Neurolépticos o antipsicóticos
2. Ansiolíticos y sedantes
3. Antidepresivos
4. Antirrecurrenciales o estabilizadores del estado de ánimo

Los laboratorios farmacológicos mueven miles de millones de dólares al año en producción de las llamadas “drogas legales”, que suelen ser tan nocivas y peligrosas como la cocaína, la heroína y sus derivados.

Cerca de ocho millones de argentinos recurren a psicofármacos para superar trastornos de ansiedad, insomnio, nerviosismo o estados depresivos. Este año, según cifras del Sindicato Argentino de Farmacéuticos y Bioquímicos, ya se prescribieron unos 12 millones de recetas y los especialistas advierten que cada vez más jóvenes recurren a su uso.

Los tranquilizantes, aunque tuvieron una pequeña baja en los últimos dos años, siguen entre el grupo más recetado, junto a los analgésicos no narcóticos (como el paracetamol) y los antiepilépticos, informan desde la Confederación Farmacéutica Argentina (COFA). Ellos también indican que los psicofármacos representaron en el 2016 el 15.02% del mercado total del medicamento. Por su parte, la venta de antidepresivos, en 2016, creció un 3,28 % en comparación con 2014.

En la última década en Argentina, el clonazepam, una benzodiacepina que actúa sobre el sistema nervioso central y tiene efectos sedantes, hipnóticos, ansiolíticos, anticonvulsivos y miorrelajantes, creció un 132%. Durante el 2017 se vendieron 114 pastillas por segundo. De ese total, cerca de un 20% se vendió en forma clandestina y sin prescripción médica, ya sea por Internet o en locales bailables.

Según los datos proporcionados por el Sindicato Argentino de Farmacéuticos y Bioquímicos (SAFYB), las mujeres los consumen más que los hombres. En total, para 2 millones de personas es habitual consumirlos, como tragar una simple aspirina.

Cuando se trata de atravesar un duelo o sobrellevar un ataque de ansiedad, surge el motivo que impulsa el uso de benzodiacepinas. Argentina cuenta con datos preocupantes con respecto a las cifras récord en cuanto al consumo de clonazepam, incluso hasta mayor que en otros países. Por lo general, la gente suele utilizarlas de manera no supervisada, es decir, se auto medica, para paliar los síntomas de la ansiedad y de la angustia ante los conflictos que le surgen en la vida.

El negocio de las pastillas supera la realidad. La auto medicación deriva a una adicción, el paciente no puede controlar la situación, volviéndose cada vez mas dependiente, aumentando cada vez mas las dosis. Muchas veces el uso excesivo de pastillas va acompañado del consumo de alcohol, una combinación que puede resultar fatal.

 

Mas en #Adicciones

Suscribirte

Sí, soy humano*

Se ha enviado un mensaje de confirmación; por favor, haga clic en el enlace de confirmación para verificar su suscripción.
El email ya esta en uso
ingresa tu mail
Tienes que cliquear el captcha
El captcha no es correcto
www.cba.gov.ar/sarampion-rubeola/
To Top