Connect with us

GEN 107.5 FM

#BecasProgresar

#Opinión

#BecasProgresar

Por: Eugenia Rotondi, ex Directora de Inclusión Social (UNC)

[friday_row]
[friday_col size=6]

Las nuevas decisiones sobre #Progresar no son avances, son anuncios blanqueados y endulzados de lo que están haciendo en materia de políticas socio educativas: RECORTES.
Lo anuncian como programa de Becas para darle el “valor” que tiene que tener, ocultando y obviando que ya existían Programas de Becas dirigido a todas las carreras de nivel superior: el Programa Nacional de Becas Universitarias destinado a estudiantes de todas las carreras; y el Programa Nacional de Becas Bicentenario, destinado a promover las Carreras “prioritarias”, de Ciencias Exactas y Naturales.
El Progresar se lanza recién en 2014 (la sigla representa: Programa de Respaldo a Estudiantes de Argentina):

-Estaba dirigido a brindar una ayuda económica para estudiantes entre 18 y 24 años, que acreditaran una situación socio económica vulnerable, trabajen en negro y sus ingresos no superen la suma correspondiente a 3 Salarios Mínimos, Vitales y Móviles (entre 2014 y 2016 pasó de 1 a 3 SMVM); y que estén estudiando/ formándose o quieran hacerlo no sólo en carreras Universitarias, si no en propuestas de formación en oficios, de terminalidad del nivel primario y/ o secundario, en tecnicaturas o trayectos de formación diversos.

– Desde el inicio se contemplaba los requisitos académicos (en todas las líneas de becas) y se establecían períodos de presentación de certificaciones avaladas por las instituciones.

– Estaba habilitado para quienes quisieran INGRESAR, comenzar o iniciar un trayecto o carrera, no sólo para los que ya estaban realizando sus estudios.

Entonces, los anuncios realizados el día martes por Macri no son más que disfrazar el ajuste y la exclusión de inventivos al mérito.
-Respecto al aumento de montos no es una ampliación si no una reparación, pues no sólo empobrecieron los ingresos y aumentaron los costos de vida de las familias argentinas, si no que no incrementaron los montos en los últimos dos años. Es decir, es una actualización del ajuste. Y a ésto lo agrava el hecho de que tanto en 2016 como 2017 produjeron bajas abruptas a miles de jóvenes, aduciendo incertidumbres técnicas que nunca terminan de explicar.
-Para 2017 recortaron 3 mil millones de pesos en relación al presupuesto 2016 del Progresar. Los beneficiarios de PROGRESAR pasaron de 900.000 en 2016 a 635.000 en 2017. Además de esta población, había más de 60.000 becarios de los Programas de Becas Universitarias antes mencionados.
-El traspaso de la cartera de ANSES a Educación no lo vuelve una victoria en materia educativa, pues antes se utilizaban los fondos de ANSES y Economía para agregar presupuesto destinado a educación y a la inclusión de lxs jóvenes.

[/friday_col]
[friday_col size=6]

¿Qué ocurrirá ahora?, ¿Se restará del ya menguado presupuesto educativo, el dinero a destinar a Progresar?,¿Progresar pasará a ser nombrar lo que eran las Becas Universitarias?, ¿Se volverá a cubrir la población que existía antes de la existencia de Progresar?, ¿Será incluso menor, ya que no contempla a INGRESANTES?.
Lo que no dicen es que con todo el disfraz de oda al “Mérito” se recorta la cantidad de jóvenes que pueden acceder a un beneficio para estudiar. A modo de ejemplo: Si antes eran 15, con problemas y posibilidades diferentes, dentro de los cuáles estaban los mejores pero también los que tienen más dificultades; ahora, priorizando los méritos académicos (que ya se premiaban antaño) serán sólo los 5 mejores. ¿Quién se va a hacer cargo de los 10 jóvenes que en lugar de estudiar, estarán afuera, en la calle, donde tanto “molestan”?
Nobleza obliga decir que es muy bueno que se amplíe de 24 a los 30 años.
Por lo demás no hay nada que celebrar. Si algo aprendimos quienes trabajamos en políticas de inclusión socio-educativa es que más que “premios” o “castigos” lo que hace falta es trabajar en el acompañamiento a las trayectorias educativas, nunca resignando los aprendizajes, entiéndase ésto como estrategias (pedagógicas, institucionales, etc.) que brinden mejores condiciones para realizar los respectivos esfuerzos y dedicaciones necesarias en el estudio.

-Se anuncian como nuevas medidas promotoras de mayor posibilidades educativas lo que son recortes y camuflajes. La meritocracia ya se vuelve el disfraz de la mentirocracia.

Hay mucho para desarmar sobre los discursos y sentidos acerca de la elección por las desigualdades y diferencias, en la historia de nuestras sociedades. Quizás eso ayude a hilar más fino sobre el lugar que tiene la aceptación de una vida llena de excluídos y desiguales. Al boleo, podría decir que la opción por el mérito es uno de los sentidos más fuertes y arraigados, y que las hegemonías políticas balancean con sus acciones más hacia un lado o hacia otro. Todos nos creemos merecedores de más y no alcanzan los esfuerzos para obtener lo que individualmente creemos justo. Hoy, el Macrismo gana esa disputa, la promueve y la trabaja orquestadamente con una brutalidad que asusta. Ahora bien, si la meritocracia es lo que sustentará todo se acortan los caminos no sólo para los sectores “vulnerabilizados” si no también para las grandes mayorías de los sectores medios. Los que no tienen nada que temer son los pocos que pertenecieron desde la cuna a la línea de llegada. Son pocos, los mismo de siempre. Los sectores medios tenemos que pensar muy bien qué vamos a hacer, porque los juegos del hambre ya comenzaron, y se titulan con mentiras.

[/friday_col]
[/friday_row]

 

 

Ilustración de “El Cape” en revista Educar.

 

Click to comment

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Mas en #Opinión

Suscribirte

Sí, soy humano*

Se ha enviado un mensaje de confirmación; por favor, haga clic en el enlace de confirmación para verificar su suscripción.
El email ya esta en uso
ingresa tu mail
Tienes que cliquear el captcha
El captcha no es correcto
https://youtu.be/rmicaYBNu0c
To Top