Connect with us

GEN 107.5 FM

Brecha salarial: ¿cómo afecta a las mujeres en el ingreso y permanencia del mundo laboral?

#BrechaSalarial

Brecha salarial: ¿cómo afecta a las mujeres en el ingreso y permanencia del mundo laboral?

Brecha salarial: ¿cómo afecta a las mujeres en el ingreso y permanencia del mundo laboral?

Las mujeres ganan menos, acceden más a trabajos informales que afectan su estabilidad económica y seguridad social, y tienen más tendencia a no conseguir empleo que los hombres. La discriminación e infravaloración de las actividades de las mujeres en el mundo laboral, cuando éstas acreditan mayores niveles de educación, se enmarcan en una realidad cultural machista desigual e injusta que debe ser denunciada y erradicada.

La temática de la brecha salarial volvió a instalarse en la agenda cuando el presidente Mauricio Macri anunció en la apertura de las Sesiones Ordinarias del Congreso que iba a presentar un proyecto de ley de equidad de género. La causa señalada eran las diferencias de ingresos salariales entre un hombre y una mujer que según el INDEC llegan al 30% en Argentina.

Finalmente el proyecto fue presentado en la Cámara de Diputados el pasado lunes (12 de marzo) y prevé la modificación de una serie de artículos de la Ley de Contrato de Trabajo. En su texto establece que “los trabajadores cualquiera sea su género tendrán iguales derechos en todo lo relativo a su acceso al empleo, a su selección y contratación, a sus condiciones de prestación, a su desarrollo o evolución en la carrera dentro de la empresa”. A su vez, contempla la “igualdad salarial estricta” y una modificación al régimen de licencias de paternidad.

El proyecto sólo estipula que los empleadores deberán elaborar o adherir a un “código de conducta” que enviarán al Ministerio de Trabajo. Según “El Cronista”, el proyecto no fija ningún mecanismo estatal a través del cual se garantice el igual pago por igual tarea, y tampoco penaliza a las empresas que no subsanen esta discriminación y carece de herramientas operativas.

¿Por qué se habla de brecha salarial por género?

Según el informe “Brecha Salarial: desigualdades en el mercado laboral” del Ministerio Público Fiscal de la Nación (2017), la brecha salarial existente entre los trabajadores/as obedece a distintos elementos, como la experiencia en el puesto, la calificación de la tarea, la formación del trabajador. Sin embargo, existen además otros elementos como el sexo del trabajador, la edad, o la actividad en la que se desarrolla, que fragmentan el mercado de trabajo y que conllevan altos niveles de discriminación.

El indicador más evidente de las desigualdades al interior del mercado laboral es la brecha salarial entre los hombres y mujeres, pero claramente no es el único. El informe señala la existencia de una brecha del 29%, es decir, en promedio en la Argentina, cuando una mujer cobra 100 pesos, un varón cobra 129. El país se ubica así, muy por arriba de la escala mundial que estima la brecha entre varones y mujeres en un 23%.

Esta diferencia puede ser explicada por varios puntos: el salario menor de las mujeres se relaciona muchas veces por el acceso a puestos de trabajo precarios y con jornadas reducidas; la dificultad de acceder a puestos jerárquicos (conocido como “techo de cristal”); y las cargas de familia y el trabajo doméstico no remunerado que caen principalmente sobre las mujeres.

Otros aspectos “no explicables” de la brecha señalan la existencia de una discriminación por sexo en los puestos de trabajo y fuera de él, la presencia de estereotipos de género cuando se decide quién hace qué tarea, y la infravaloración del trabajo que realizan las mujeres, cuestiones que responden a una arraigada cultura machista.

La mujer en el mundo del trabajo: sueldos bajos, empleos informales y más desocupación

Para la Organización Internacional del Trabajo en su informe “Tendencias del Empleo Femenino 2018″, los últimos veinte años han sido positivos para la situación de la mujer en el mundo del trabajo. La cantidad actual de mujeres instruidas y que participan del mercado laboral no tiene precedentes, sin embargo, las posibilidades de empleo decente y permanencia en el mundo del trabajo varían colosalmente entre las mujeres y los varones.

A nivel mundial, la tasa de participación femenina en la fuerza de trabajo es del 48,5%, un 26,5% menos que los varones que llegan al 75%. En América Latina los datos son similares. Esto indicaría que las mujeres tienen menos probabilidades de participar en el mercado de trabajo que los varones.

Esta situación está vinculada a su vez con el desempleo. Las mujeres que participan del mercado laboral tienen menos posibilidades de encontrar empleo. Los países de desarrollo presentan la relación más elevada de tasas de desocupación hombre-mujer, con una diferencia de 1,3 en 2018.

Otro aspecto que analiza la OIT es la participación de los trabajadores por cuenta propia y los trabajadores familiares auxiliares (aquellos que tienen un empleo independiente en un establecimiento con orientación de mercado, dirigido por una persona de su familia) en el empleo total. En este sentido, las mujeres tienen dos veces más probabilidades de ser trabajadoras familiares auxiliares. Estos escenarios evidencian situaciones vulnerables de empleo, donde hay más probabilidades de estar en una situación de empleo informal y vivir en la pobreza, y tener acceso limitado o nulo al sistema de protección social.

El menor nivel de participación femenina en la fuerza de trabajo, las considerables diferencias de remuneración entre los géneros, la mayor probabilidad de una carrera más breve o con interrupciones y la presencia excesiva de mujeres en el trabajo informal  y vulnerable, indicen para la OIT negativamente en su capacidad de consolidar derechos jubilatorios. En última instancia, el nivel de pobreza de las mujeres en la vejez es mayor con respecto a los hombres.

Necesitamos políticas estatales

Los movimientos de mujeres alrededor del mundo denuncian estas situaciones de injusticia social y se han movilizado en reiteradas ocasiones para hacerse escuchar en pos de una igualdad de oportunidades. El ingreso de un proyecto de ley sobre la equidad salarial y el tratamiento de la despenalización del aborto, son resultado de las continuas movilizaciones de los últimos años. Necesitamos políticas estatales que busquen reducir la brecha salarial y que fomenten empleos de calidad para las mujeres. Y que continúen reduciendo la violencia de género.

Fuentes: Diario online El Cronista.

Tendencias del Empleo Femenino 2018 de la Organización Internacional del Trabajo (2018).

Brecha Salarial: desigualdades en el mercado laboral del Ministerio Público Fiscal de la República Argentina (2017).

 

Mas en #BrechaSalarial

Suscribirte

Sí, soy humano*

Se ha enviado un mensaje de confirmación; por favor, haga clic en el enlace de confirmación para verificar su suscripción.
El email ya esta en uso
ingresa tu mail
Tienes que cliquear el captcha
El captcha no es correcto
To Top