Connect with us

Massacre y Juana La Loca: La espiral alternativa en Córdoba

#AgendaCultural

Massacre y Juana La Loca: La espiral alternativa en Córdoba

Por Joaquín Alonso

Fotografías de Juan Cruz De Rossi

El viernes, Juana la Loca se convertía en una sombra de su propia distorsión, mientras el glamour de una banda que supo ser la expresión más argentina de un gentleman inglés finamente colocado, se disolvía ante unos cuantos en Club Belle Epoque. 24 horas después, Massacre desglosaba un homenaje tibio pero efectivo a su propia historia de skate punk psicodélico frente a un Club Paraguay repleto y transpirado. Las reinvenciones y suertes han sido dispares para las glorias de aquella vieja primavera musical llamada, en algún momento, nuevo rock argentino.

Para quien no esté enterado, a principios de los ´90 surgió en nuestro país una camada de bandas alternativas, jóvenes y frescas que supieron copar una escena dominada por artistas consagrados que solo estiraban la agonía de sus propias fórmulas artísticas ya agotadas. De este movimiento, cuyo primer festival oficial se realizó en nuestra ciudad, aparecieron dos bandas que hoy enfrentan el hecho de ser todo lo que combatieron en un principio, reinventándose o dejándose estar con cierta elegancia.

La madrugada del viernes, luego de un calentamiento teñido de nostalgia por Capuchas de Hop, la rama alternativa y cancionera cordobesa que supo contemplar las promesas del nerviosismo adolescente y hoy disfruta pisar un escenario sin presiones pero ajustados y sin mucho óxido, Juana la Loca tuvo un show accidentado, desprolijo y difícil, pero con cierto encanto que brilla en el límite entre el patetismo y la incorrección política.

Sala medio llena, algunos hits radiales de época (“Sábado a la noche”, “Dame pasión” y “Vida Modelo”) y un poco de glamorosa decadencia.

La historia ha sido distinta para Massacre que, a fuerza de transitar una reconversión constante, ha logrado conquistar un público relativamente joven en los últimos años, que le permite gozar de un presente ligado al mainstream al que accedieron de grandes (el punto de inflexión fue con “El Mamut”, lanzado en 2007) y los festivales sponsoreados.

La expectativa por una vuelta a la docta después de más de un año y que vinieran acompañados por el Ex Carajo Andrés Vilanova ayudaron, también, a que el recorrido por una carrera extensa que fue desde el post grunge psicodélico de “Juguetes Para Olvidar” con canciones como “Sembrar, Sembrar” hasta el rock neo progresivo de lírica accesible de “Biblia Ovni” con “La Nave” fuera un éxito. La performance de la banda siempre cumple, aún cuando Walas repite el mismo speech todoterreno de siempre y se reniega con el sonido. Massacre logra ser una banda profesional y novedosa que, a pesar de los años, logra escaparle al estancamiento artístico sin perder la esencia fundamental.

Fin de semana salvaje cantaban Los Brujos, pero los años no vienen solos y, que distinta es la actualidad habiendo salido del mismo lugar. ¿Será que soñar no es suficiente?.

Mas en #AgendaCultural

Suscribirte

Sí, soy humano*

Se ha enviado un mensaje de confirmación; por favor, haga clic en el enlace de confirmación para verificar su suscripción.
El email ya esta en uso
ingresa tu mail
Tienes que cliquear el captcha
El captcha no es correcto
To Top