Connect with us

Eduardo de la Cruz: “Los trolls están en su mejor momento”

#RobanPeroHacen

Eduardo de la Cruz: “Los trolls están en su mejor momento”

Eduardo de la Cruz estuvo en la mesa de Roban Pero Hacen hablando sobre periodismo, consumos culturales y su visión sobre la campaña electoral 2019. De la Cruz es docente de las cátedras de Introducción a la Carrera de Comunicación Social y la de Introducción a la Comunicación Social en la Facultad de Ciencias de la Comunicación (FCC) de la UNC, además de comunicador y autoproclamado agitador cultural.

Para empezar, De la Cruz explicó que desde su visión Netflix “es como una máquina que no devora todo pero que reproduce”, y que “está todo el tiempo buscando algo nuevo” para producir, re-producir o contar.

Sobre las audiencias, De la Cruz opinó que “no todo el mundo ve todas las cuestiones”. Además explicó que muchos públicos consumen sólo las producciones nuevas, perdiéndose grandes series y producciones audiovisuales viejas o clásicas. También hizo una comparación: “La gente consume series como las hamburguesas, es consumo rápido”. Explicó que no importa si una serie como La Casa de Papel es buena o mala, “pero tenés que verla, es como una obligación”.

Por otro lado explicó que no ver ciertas series que están de moda lleva a ser excluido de las conversaciones cotidianas, por esto todo el mundo termina cayendo en ellas. “A veces saltas capítulos, pero querés estar dentro de la conversación”, detalló el docente y profundizó: “Te vas perdiendo series que a lo mejor son mucho más interesantes que no las tenés en cuenta por esta moda”. Opinó que hay series que son mucho mejores que las que actualmente se ven y que se realizaron cuando no estaban de moda las series, incluso se jugó a opinar: “Las mejores series son las que hizo HBO al principio”.

Más adelante habló sobre la costumbre de utilizar todo el tiempo libre de uno en hacer maratones de series. Más precisamente dijo que: “Un domingo vi toda la serie ¿Qué te quedó? Nada, la charla”, y luego recuperó la metáfora de la hamburguesa: “No hay digestión o pensamiento o reflexión”. También aseguró que estas series son discursos preparados para mantener a un público cautivo y hacerlos saltar de serie en serie sin pararse a reflexionar. Explicó que es por esto que la gente consume cada vez menos cine o producciones audiovisuales que inviten a la reflexión: “Estamos generando audiencias que digieren rápido, comen o consumen por comer, pero nutricionalmente no queda mucho”.

Cambiando de tema, desde su rol docente aseguró que le preocupa que sus alumnos del ingreso “consumen pocos medios y creen que solo estar en contacto con redes es como que hay una cuestión comunicacional”. También dijo que ve que “han perdido esa cuestión de leer la noticia, de buscar qué sucede” y que muchas veces no saben qué sucedió el día anterior. Si bien aseguró que a medida que se avanza en la carrera este problema se va superando, también encontró otra preocupación que abarca más allá de su alumnado: “Y después falta de comprensión de algunas cuestiones, nos pasa a todos no cierto, sino no existirían las noticias falsas en las que caemos todos”.

Y siguiendo con el tema de las Fake News, aseguró que es algo que está en la agenda de lo comunicadores institucionales: “Para ser Community Manager tenés que saber dar una noticia falsa”. Contó que salió un libro de Durán Barba donde explica que la cuestión no está en si algo es cierto o no, sino que quede candelero, que queda en el imaginario de la gente y que por eso “te quedas con lo que te llegó primero y no con la refutación”.

También habló sobre la campaña electoral, a la que describió como “una campaña que es netamente de sentimiento, no hay conceptos”, y siguió: “no es conceptual la campaña, no hay ideas, la comunicación es netamente gestual”. Y luego criticó al periodismo actual, en el cual también encuentra una falta de profundidad: “Armás una noticia a partir de capturas de tuits y pones un título, un copete bonito. ¿Eso es periodismo? No, eso no es periodismo” y explicó que “periodismo es el sentido de descubrir la verdad o lo que no se quiere que se sepa”.

Por esto mismo es que De la Cruz explica que “los trolls están en su mejor momento porque ¿dónde habitan? En twitter, en las redes”. Con el periodismo que se basa en capturar tuits “alguien puede decir algo que no es cierto y van todos hacia eso, hacia esa noticia que no existió”.

Recuperando su opinión sobre la campaña electoral explicó: “el tema del sentimiento es que emerge el odio en determinadas cuestiones, en los comentarios de las noticias de los diarios emerge esa cuestión de bronca y de odio, de un lado y del otro”.

Sobre el rol del periodismo en estos días explicó que “hay que volver al periodismo, a las fuentes del oficio, lo hemos perdido en pos de tener más likes”. Recomendó el libro La Mirada Lucida de Albert Lladó en el que habla de cuatro acciones que debe tener el periodismo: “lucidez, desobediencia, ironía y obstinación, eso hace a la tarea periodística”.

Aseguró que algunos periodistas “han perdido el rumbo en pos de aparecer más, de la pauta, de los egos” y que “habría que volver a este camino” de lucidez. Pero también explicó que “el oficio nunca dejó de ser el oficio, esta cuestión de estar en una comunidad y abrir una ventana para que la gente conozca lo que tiene que conocer de alguna manera”, y que el problema está en que “se han metido las corporaciones, se han metido los medios”. Opinó que el concepto de periodismo militante le ha hecho daño a profesión, si bien “en sí el periodismo algo milita, porque es subjetivo porque está en pos de descubrir la verdad, de hacer lúcido lo que no está lucido” y aseguró: “Los buenos periodistas que tenemos en argentina, que no son los que aparecen más, tratan de hacer estas cuestiones”.

Finalmente opinó que el periodismo que le resulta interesante “el periodismo de la irreverencia, esto de revertir el orden de lo real contando historias que le pasan a la gente”.  Explicó que en Córdoba hay historias para contar por todos lados y que no se ven reflejadas en ningún medio. Y cerró explicando: “Hay que volver a esas fuentes del oficio, a la lectura a la irreverencia y a estas cuestiones que tienen que ver con esta mirada lúcida, tratar de informar de la mejor manera posible para que nos sirva a todos”, y que “el periodista debe dejar un poco el celular y caminar la calle, andar las calles y escuchar estas voces”.

Escuchá la entrevista completa acá:

Mas en #RobanPeroHacen

Suscribirte

Sí, soy humano*

Se ha enviado un mensaje de confirmación; por favor, haga clic en el enlace de confirmación para verificar su suscripción.
El email ya esta en uso
ingresa tu mail
Tienes que cliquear el captcha
El captcha no es correcto
To Top